Protégete de hurtos

Robo de tu auto


El robo de tu auto es un desagradable incidente que puedes sufrir en un país como México, siendo éste el que tiene un índice mayor en lo que se refiere a este tipo de delitos en toda América Latina. Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en México son robados cada día 200 autos.

La mejor manera de protegerse ante los delincuentes que realizan este tipo de delitos es contratando un buen seguro de auto. Todas las compañías aseguradoras ofrecen productos que incluyen, entre sus coberturas, el robo de tu auto.

Piensa en todos los perjuicios a los que puedes verte sometido ante el robo de tu auto, ya no sólo por la pérdida material, sino también por el impacto psicológico, estrés, miedo y preocupación, sobre todo si el robo se produce con violencia.

Un seguro de auto te facilitará la tramitación de los documentos necesarios para la recuperación del vehículo y te ahorrará la preocupación respecto a los gastos que puede generar tanto para reponer el vehículo en caso de que no aparezca como en la reparación del mismo si lo recuperas y ha sido dañado.

Pero además de adquirir un buen seguro de auto existen otra serie de medidas que puedes tener en cuenta para evitar el robo de tu auto. La prevención es uno de los mejores seguros:

  • Vigila que no haya nadie alrededor que resulte sospechoso cuando vayas a subir o bajar de tu vehículo.
  • Procura estacionar en lugares transitados, donde la afluencia de personas sea habitual; y si es de noche estaciona en zonas iluminadas.
  • Tanto si estás circulando como si dejas tu vehículo estacionado, comprueba que tu auto siempre queda bien cerrado, tanto las puertas como las ventanas.
  • Nunca dejes objetos de valor dentro del vehículo y a la vista de todos. Pueden resultar muy tentadores para los ladrones. Objetos como el celular, monedas, el GPS… Sólo invitan a un delincuente a querer abrir tu auto para llevarse dichos objetos.
  • Muchas personas dejan una copia de las llaves de su auto dentro del mismo. Es una mala idea. Si alguien fuerza las puertas de tu vehículo, lo único que consigues dejando una copia de las llaves dentro de él es facilitar la tarea de que lo arranque y se lo lleve.
  • Desconfía de los vigilantes voluntarios y desconocidos.