Garantiza los daños ocasionados

Responsabilidad civil


Un seguro de auto con cobertura de responsabilidad civil es algo imprescindible para garantizar la atención y protección de las personas implicadas en un accidente vehicular; más aún en un país como México. La afluencia de tránsito y el elevado número de vehículos que circulan cada día hacen que los accidentes sean muy habituales.

La responsabilidad civil cubre los daños ocasionados a terceras personas y/o a sus bienes, algo que evita muchos problemas tanto al causante del accidente como a las personas dañadas. Esto, que resulta de vital importancia, no parece, sin embargo, terminar de calar en la sociedad mexicana. La realidad es que la mitad de los autos que circulan en México no cuentan con el seguro básico de responsabilidad civil, a pesar de que la obligatoriedad de un seguro de auto básico está instaurada, por ley, en quince estados de México, entre los que se encuentra Distrito Federal, el cual presenta uno de los mayores índices de siniestralidad.

Un seguro de auto que cubra la responsabilidad civil evitará, en muchas ocasiones, que la economía de las familias afectadas tras un accidente se vea mermada. Y es que son numerosas las personas que, tras sufrir un accidente con un auto no asegurado, se han visto obligadas a aportar todo su dinero para cubrir los gastos médicos o los daños materiales de las víctimas.

El esfuerzo conjunto del gobierno, junto con el de las compañías aseguradoras, debe estar destinado, por una parte, a la concienciación de la ciudadanía de la importancia de asegurar el vehículo y al refuerzo de las sanciones para aquellas personas que no lo hagan; y, por otra, a que dichas compañías aseguradoras ofrezcan precios al alcance de cualquier ciudadano, seguros baratos que cubran, como mínimo, la responsabilidad civil básica tras un accidente. De hecho, ya están disponibles en el mercado numerosos seguros de auto cuya prima mensual a pagar es de muy bajo coste.

Nadie está a salvo de poder sufrir un percance con su auto. Siempre existe un riesgo. Por eso debemos ser responsables y conscientes de ese peligro cuando asumimos nuestro papel de conductores.