Los automáticos son más sencillos de manejar

Manejo de autos automáticos


El manejo de autos automáticos es una de las alternativas más cómodas si estás aprendiendo a circular o si sientes miedo e inseguridad para controlar un vehículo de transmisión manual.
Los autos automáticos son más sencillos de manejar, por lo que se convierten en la alternativa perfecta para no perder los nervios y lograr disfrutar de cualquier viaje de forma tranquila.
Lo primero que debes tener claro es que en el manejo de autos automáticos nunca se usa el pie izquierdo. Sólo debes utilizar el pie derecho para acelerar y frenar, ya que no existe pedal de embrague. El pie izquierdo se colocará, por lo tanto, apoyado en todo momento al lado izquierdo de la base de los pedales.
Las dos piezas básicas que debes conocer para controlar el manejo de autos automáticos son:
  • La caja automática. Todos los autos automáticos cuentan con una que consta de varias posiciones a las que se les asigna una letra o un número.
    • La posición “P” (Parking) se utiliza para estacionar. Por lo tanto, cuando entres en un coche automático estacionado lo hallarás con la palanca de cambios en esta posición y el freno de mano accionado. Usa dicha posición sólo cuando vayas a estacionar, nunca para parar en semáforos. En estos últimos detén el coche tan sólo pisando el freno y con la palanca en posición “D” (Drive), que es la que sirve para mover el auto. No sueltes el pedal del freno hasta que quieras volver a mover el vehículo. En cuanto lo sueltes el auto avanzará.
    • La posición “R” (Reversa) se utiliza para mover el auto marcha atrás. Una vez recorrida la distancia que precises marcha atrás debes pisar el freno y cambiar la palanca a la posición “D” (Drive) para avanzar hacia delante.
    • La posición “D” (Drive), tal como hemos mencionado antes, es la marcha que se usa de manera habitual para que el vehículo se desplace hacia delante.
    • La posición “N” (Neutral) es la que se usa para mantener el auto en “punto muerto”.
    • La posición “S” (Sport) revoluciona el motor más rápido antes de cada cambio. Es una alternativa que ya presentan muchos autos automáticos.
    • Muchos autos automáticos cuentan con tres marchas numeradas (posición 1, 2 y 3). La más baja proporciona más fuerza al motor pero menos velocidad. Puedes seleccionar la que más convenga al modo de manejo, dependiendo de las circunstancias (carretera, ciudad, campo… etc.).
  • Los pedales. Son el del freno (a la izquierda) y el del acelerador (a la derecha).
Con algo de práctica en poco tiempo te resultará muy sencillo el manejo de autos automáticos. Ante el miedo a manejar, un vehículo de este tipo puede hacerte sentir mucho más seguro al volante.