Estaciona inmediatamente si notas somnolencia

Evitar el cansancio en viajes


Evitar el cansancio en viajes cuando manejamos un auto es fundamental para no sufrir accidentes.

El cansancio afecta al cuerpo y a la mente y aunque la mayoría de las personas tendemos a ignorarlo, sobre todo cuando vamos al volante de un vehículo, debes saber que merma nuestra capacidad de atención y ralentiza nuestras reacciones, lo que supone un peligro para nuestra seguridad y la de los demás.

Evitar el cansancio en viajes es muy sencillo si sigues una serie de recomendaciones que te ofrecemos a continuación:

  • Antes de un viaje largo en auto procura haber dormido un mínimo de ocho horas y evita realizar comidas demasiado abundantes o pesadas, ya que éstas pueden producir somnolencia.
  • Escuchar música es una buena manera de mantenerte despierto al volante, pero cuidado con la música demasiado relajante, porque puede producir somnolencia.
  • Es aconsejable detener el vehículo cada dos horas en zonas de descanso donde puedas estirar las piernas, caminar unos minutos, lavarte la cara o tomar un tentempié.
  • Vigila la temperatura dentro del vehículo. Ésta debe ser agradable. Lo ideal es en torno a los 20°C. También es conveniente que de vez en cuando airees el interior del vehículo bajando la ventana, aunque estés usando el aire acondicionado. Respirar aire fresco cada cierto tiempo te despejará.
  • Al volante debes manejar cómodo, sintiendo libertad de movimientos. Procura no vestir prendas demasiado voluminosas o demasiado ceñidas, que dificulten la movilidad de brazos y piernas.
  • Para evitar el cansancio en viajes también debes corregir malas posturas al volante que provoquen dolores o adormecimiento de articulaciones.
  • Hidratarse es muy importante. Bebe agua y no esperes a tener sed para hacerlo.
  • Si eres una persona que necesita estar medicada, estudia bien los efectos secundarios de tu medicación, ya que algunos producen somnolencia, hecho que, al volante, puede provocar un accidente de auto.

Algunas de estas recomendaciones podrán parecerte exageradas o algo alarmistas, pero no es así. Piensa en la cantidad de vidas que se han salvado realizando, por ejemplo, una parada de apenas dos minutos. No cuesta nada poner en práctica estas sencillas prácticas. Siempre será mejor que forzar la situación de cansancio. Sé responsable contigo mismo y con los demás, y evita sustos innecesarios al volante.