Un despiste puede tener trágicas consecuencias

Evitar distracciones manejando


Evitar distracciones manejando es una de las formas más relevantes de asumir nuestro papel como conductores responsables.

La Organización Mundial de la salud (OMS) considera una actividad de riesgo elevado el acto de ponerse frente al volante y manejar. Teniendo en cuenta que México se encuentra entre los diez países donde más accidentes de tránsito suceden, es obvio que el mensaje lanzado por la OMS no ha calado en la población.

En México es necesario tomar conciencia de la peligrosidad que supone una distracción durante el manejo del auto. La educación vial va mucho más allá de conocer las reglas y señales de tránsito y respetarlas. Nuestra actitud ante el volante también es fundamental y, de hecho, puede evitar muchas muertes.

Un segundo de distracción puede ser fatal. Durante un recorrido son miles los elementos y situaciones que dan lugar a la aparición de un despiste momentáneo mientras manejamos: manipular el GPS, leer, maquillarse, observar un paisaje, reñir a los niños que viajan en los asientos traseros, fumar, manipular la radio, enviar un mensaje, hablar a través del celular, observar un escaparate o un cartel publicitario, admirar el modelo de coche de al lado, discutir con nuestra pareja, etc.

Estamos seguros de que te sientes identificado con muchas de estas situaciones que acabamos de enumerar.

Para evitar distracciones manejando, además de no realizar los actos mencionados anteriormente:

  • Ajusta asientos, espejos, cinturones y emisora de radio antes de poner en movimiento el vehículo.
  • Activa el “manos libres” de tu celular antes de poner en movimiento el vehículo. Así, si alguien llama, no necesitarás retirar las manos del volante para atender al interlocutor.
  • Asegúrate de que el vehículo se encuentra en buen estado antes de realizar cualquier desplazamiento. Una avería mecánica del auto en movimiento puede causar distracciones, nerviosismo y pérdida del control del vehículo.
  • Una vez en movimiento, no apartes la vista del camino, de las señales de tránsito, de los vehículos que te rodean, y de las zonas con peatones.
  • Por último, para evitar distracciones manejando, sé prudente y nunca te confíes aunque sean muchos los años de experiencia al volante con los que cuentas. Nunca se tiene la situación controlada del todo, porque muchas veces ese control no depende sólo de nosotros. Pon los cinco sentidos en lo que estás haciendo.