Una casa bonita siempre parece más grande

Decorar tu casa para venderla o arrendarla


Para impresionar a potenciales compradores existen algunos trucos a la hora de decorar tu casa para venderla o arrendarla.

Piensa que la primera impresión es muy importante, por lo que tienes que cuidar cada detalle de manera que, sea cual sea el rincón que el comprador observe, no haya nada que le pueda tirar hacia atrás en su decisión.

Es tan fácil como pensar en qué es lo que te gusta a ti cuando entras a la habitación de un bonito hotel o visitas un piso en promoción.

Si decides decorar tu casa para venderla o arrendarla:

  • El primer consejo que te damos es que mantengas el orden y la limpieza. Con estas dos pautas ya tendrás mucho ganado. El olor a limpio, muebles que brillen y que no haya objetos como juguetes de niños o ropa desperdigada dará muy buena impresión a primer golpe de vista.
  • Haz que tu casa parezca espaciosa. Reduce al mínimo el número de muebles y elimina todos los objetos familiares y personales que puedas. Cuanto más impersonal parezca el hogar a ojos del comprador, más sensación tendrá de que él va a estrenar la vivienda.
  • Una casa recién pintada elimina la sensación de casa usada o vieja.
  • Coloca pequeños adornos o detalles; procura que sean pocos, de aspecto moderno y fresco y que sustituyan a objetos viejos, usados o estropeados. Pueden ser flores, un jarrón, una lámpara de pie, un cuadro, un espejo, etc.
  • Puede que tengas muebles que están estropeados, pero que no puedes eliminar por su funcionalidad en la casa o su volumen. Si por ejemplo el aspecto de tu sofá no te agrada, coloca cojines grandes, llamativos y alegres que disimulen las imperfecciones.
  • Este método de decorar tu casa para venderla o arrendarla lo puedes aplicar también con las paredes, disimulando grietas que afean el hogar: ¿cómo? Colocando algún bonito cuadro encima.
  • Repara pequeños desperfectos, como tiradores de armarios que falten, bombillas fundidas, interruptores rotos, etc. Ese tipo de detalles a los que puede que estés acostumbrado, a ti no te llaman la atención, pero a una persona que entra por primera vez en la casa te aseguramos que no le va a provocar buena impresión.
  • Cuida al detalle el baño y la cocina. La limpieza en estas dos estancias debe ser extrema. Procura que todo brille, que no haya señales de grasa o humedad y despéjalas de objetos personales todo lo posible. Coloca toallas y paños nuevos.

Si existe alguna avería de mayor importancia en tu hogar y piensas que necesitas el apoyo de un profesional para solucionarlo, no dudes en avisar a tu compañía aseguradora. Ellos te informarán de cómo puede ayudarte tu seguro de hogar en ese caso.