Un contrato te garantiza argumentos legales en caso de pleito

Contratos de arrendamiento


Rentar tu casa o alguna habitación de la misma es una buena opción si no quieres que esté desocupada. Los contratos de arrendamiento son documentos que aseguran tanto al propietario de la vivienda como al inquilino que entra a vivir en ella a que se adquiera un compromiso por parte de ambos y así evitar futuros problemas.

El propietario siempre desea que su inquilino pague a tiempo la cantidad mensual acordada y que cuide la casa y los bienes contenidos en ella. Por su parte, el inquilino espera que el propietario arrende su casa en buenas condiciones, le informe bien de cada punto antes de firmar el contrato de arrendamiento y se comprometa a mantener la calidad de los servicios ofrecidos.

Para garantizar todo esto por escrito existen los contratos de arrendamiento.

Nunca sabemos si el inquilino que hemos seleccionado es el ideal. Aunque acredite que es solvente y que puede hacer frente a los pagos, luego puede no cumplir su palabra. Constatar por escrito dicho compromiso por medio de los contratos de arrendamiento es la única manera de poder contar con una defensa legal en un futuro en caso de que el inquilino o el propietario no cumplan con su cometido.

Los contratos de arrendamiento deben constar de:

  • Datos personales del propietario y del inquilino (nombres, identificación, fecha de nacimiento, etc.).
  • Descripción de la casa que se va a arrendar y ubicación de la misma.
  • Coste mensual del arrendamiento.
  • Duración del contrato.
  • Usabilidad que se le va a dar a la casa.
  • Obligaciones del arrendador y del inquilino detalladas una por una.
  • Estado actual de la casa en el momento del arrendamiento.
  • Sanciones en caso de retrasos en los pagos o en caso de deterioro de algún aspecto de la vivienda por mal uso.

No te precipites ni elabores un contrato de arrendamiento por tu cuenta y con prisa. Lo mejor es contar con la ayuda y asesoría legal de una persona cualificada, que sabrá decirte qué puntos te conviene añadir a los básicos que todo contrato contiene.

Un profesional en materia legal te garantizará que estás haciendo las cosas de manera correcta. Así quedarás tranquilo, sabiendo que tu casa está protegida ante cualquier incidente en el hogar.