Actuar en algunas zonas puede elevar la temperatura de tu hogar

Aislar tu casa frente al frío


Cuando llegan las bajas temperaturas, aislar tu casa frente al frío te ayudará a conseguir un clima muy confortable dentro del hogar además de ahorrar en el gasto energético.

Habrás notado en muchas ocasiones que a pesar de poner en funcionamiento la calefacción tu casa nunca parece estar caliente. El motivo es que hay puntos o zonas en su estructura que están dejando pasar el frío del exterior a la vez que dejan escapar el calor generado en su interior. Inmediatamente intentamos solucionar el problema subiendo la potencia de la calefacción, no sin dejar de pensar en el costoso recibo que tendremos que pagar más adelante.

Existen otros métodos que puedes aplicar para aislar tu casa frente al frío:

  • Los primeros elementos que debes revisar son las puertas y ventanas. Si no están bien aisladas puede haber pequeñas aberturas o rendijas por las que se cuela el frío.
  • Una opción es colocar burletes de tela en las ventanas. Los puedes hacer tú mismo, aunque también los puedes adquirir en algún comercio. Son económicos y sirven de barrera para parar las rachas de aire frío que se cuelan hacia el interior de tu casa.
  • También puedes colocar cinta de goma aislante en las ranuras de las ventanas y puertas. Es muy económica y fácil de colocar, ya que es adhesiva.
  • Cortinas y persianas también pueden ayudarte a mantener tu casa caliente.
  • Para las ranuras inferiores de las puertas existen unos marcos de madera o de metal que puedes colocar. Su base queda a ras del suelo, impidiendo el paso de aire frío y la escapada del calor.
  • Otro sencillo truco para aislar tu casa frente al frío consiste en colocar alfombras y moquetas en el piso. Te ayudará a contener el frío que desprende y a dar una sensación térmica más confortable a la casa.
  • En zonas de mucha humedad es importante vigilar el aislamiento de los techos de nuestra vivienda. Si no están bien acondicionados, éste puede resultar un trabajo más costoso y complicado. Seguramente necesitarás la ayuda de un profesional, pero piensa que, por otro lado, ahorraras en gasto energético. A la larga puede resultar muy rentable.

Cuida tu casa y haz de ella un lugar acogedor. No te resignes ante la llegada de las bajas temperaturas.