México supera la media mundial de uso de agua

Ahorrar en el recibo del agua


Ahorrar en el recibo del agua, además de beneficiar tu bolsillo, generará un consumo responsable de este bien natural tan vital para todos.

El consumo doméstico del agua de los hogares mexicanos supone un 10% del gasto global que se realiza en el país, por detrás del de las industrias y agricultores y ganaderos. Aun así, dicho consumo supera la media mundial, que oscila en torno al 8%.

Ahorrar en el recibo del agua se convierte por ello en todo un reto, no sólo para mejorar nuestra economía doméstica, sino también para dar ejemplo como ciudadanos responsables del mundo.

A continuación, te mostramos algunos ejemplos que puedes poner en práctica en tu rutina diaria para conseguir ahorrar en el recibo del agua:

  • Algo que hacemos todos los días es lavarnos los dientes. Seguro que tienes la costumbre de dejar el grifo abierto mientras te los cepillas. Si es así, ciérralo. Es un simple gesto que no cuesta nada de esfuerzo y no te puedes imaginar la cantidad de litros de agua que dejarás de malgastar al año. Si se desperdician unos 12 litros por cada minuto, sólo tienes que echar cuentas.
  • Cada vez que usas el inodoro se consumen entre 8 y 12 litros de agua en cada sifoneo. Una manera de ahorrar es, primero no usando el inodoro como si fuera el depósito de la basura -para eso existen las papeleras de baño-; y en segundo lugar introduce una botella vacía de dos litros en el tanque del inodoro.
  • Si tu casa cuenta con jardín te recomendamos que instales un sistema de riego por goteo. Es mucho más eficiente. Además de esto, procura regar por la noche para disminuir el proceso de evaporización del agua que se produce durante el día.
  • Otra manera de ahorrar en el recibo del agua se encuentra en el buen uso de la lavadora y del lavavajillas. Es conveniente poner estos dos electrodomésticos en funcionamiento sólo cuando su carga sea completa. No uses la lavadora para lavar tres o cuatro prendas o el lavavajillas para la limpieza de tres o cuatro platos o vasos. En esos casos lávalos a mano, y derrocharás mucha menos agua.

Para finalizar te recomendamos que si detectas algún fallo en el funcionamiento o instalación de grifos o tuberías (goteos, humedades) no dudes en consultar con tu seguro de hogar o con el profesional correspondiente para llevar a cabo la reparación.